Blogia
Jacqueline Valenzuela

¿Cómo es que aprendemos?

Cada vez que leo reportajes que hablan de creatividad, liderazgo, motivación y con palabras por el estilo, no dejo de preguntarme que es lo que quieren decir. Mas aún cuando voy a seminarios y escucho a académicos y empresarios hablar acerca de estos temas, me vuelvo a preguntar, de qué están hablando. Algunos hasta pretenden que el público entenderá y aprenderá “algo” de la habilidad sobre la cual están discurseando.
 

Tomemos cualquiera de las tres habilidades que menciono anteriormente. Por ejemplo la creatividad.  Es claro que no es una “cosa” como una mesa, que no se adquiere en el almacén de la esquina como una conserva, sin embargo hablamos que fulanito tiene creatividad. Podemos ir al diccionario y leer la definición de creatividad que dice algo así como “producir algo de la nada” o “establecer, fundar, introducir algo por primera vez”. Este texto nos lleva a mirar las cosas que se realizan por primera vez y/o producir algo de la nada, de ambas definiciones dudamos del aspecto “creativo”. Si es por primera vez no garantiza necesariamente que sea creativo. Producir algo de la nada es imposible diría un científico. Pero no me voy a detener en la definición ni en su crítica.
 

Quiero invitarlos a hacerse la pregunta ¿cómo es que aprendo a ser creativo? (Podría ser cualquier otra habilidad)
Y vuelvo a los seminarios con frases como:
“para ser creativo usted tiene que ser muy perseverante y trabajar mucho”
“debe estar alerta a las señales del mercado”
“ la creatividad es 99% de sudor y un 1% de inspiración”
“abra su mente y desarrollará su habilidad creativa”
 

Estas son frases ante las cuales el auditorio moverá la cabeza en señal de afirmación y comentará que el expositor tiene mucha razón, que es sensato y claro. Pero podríamos decir ¿que aprendieron a ser más creativos? Un observador ácido podría decirme que aprendieron a hablar acerca de la creatividad y estoy de acuerdo. Sin embargo, insisto, no aprendieron, no desarrollaron la habilidad.
En muchas universidades se ha generalizado el análisis de casos para mostrar las habilidades requeridas en las empresas. Así se habla de casos de liderazgo exitosos o fallidos, casos de innovación, casos de trabajo en equipo. Cuentan la historia del caso y los alumnos analizan cuales fueron los factores del éxito o fracaso. Y las conclusiones son parecidas a frases como:
vieron a tiempo la necesidad del consumidor”
“vio donde otros no habían visto nada”
“me queda claro que hay que ser creativos en el mundo actual”
“trabajaron concienzudamente y también tuvieron suerte”
“esfuerzo y tenacidad además de un líder brillante fueron clave”
“se dieron cuenta a tiempo y tuvieron la valentía de cambiar a empresa”
“redujeron costos más rápido que la competencia”
“Tuvieron flexibilidad”
Y nuevamente asalta la pregunta ¿aprendieron de la habilidad que trataba el caso? Y entonces ¿cómo es que aprendo habilidades?
Y aquí hay que diferenciar entre saber hablar sobre la habilidad del liderazgo, observar la capacidad de liderazgo y tener la habilidad de liderar.
¿sabe el futbolista cómo es que metió el gol? ¿podría decir cómo lo hizo para que otro aprendiera? Lo más probable es que no pueda decir que fue lo que pasó, sólo se encontró con la pelota, con un jugador que se interpuso en su camino y ya, entonces gol. 
Si le preguntamos al entrenador cómo es que se meten goles, además de darnos algunas lecciones técnicas, finalmente nos dirá, practicando, practicando.
Toda habilidad se desarrolla en la experiencia. Es claro que para aprender a jugar futbol, tengo que practicar pases de futbol y jugar al futbol muchas pero muchas veces. Pero ¿cómo aprendo por ejemplo de liderazgo?¿donde están los coaches, la cancha de juego y los jugadores?
La propuesta para este tipo de aprendizaje es entonces tener coaches de la habilidad en cuestión que sepan diseñar espacios de aprendizaje donde se reproduzca el fenómeno de la habilidad a desarrollar, ya sea liderazgo, la creatividad o del trabajar en equipo como por ejemplos.
Actualmente, es el Coach de Ejecutivos el que está trabajando en las áreas de desarrollo de habilidades. ¿Cómo es que tiene que prepararse un Coach para enseñar y desarrollar habilidades? Lo trataré más adelante. Por ahora si tenemos un Coach, podemos confiar que nos mostrará el camino del aprendizaje de las habilidades que queremos desarrollar.
Pero esto no es suficiente para aprender una cierta habilidad. También deberemos recurrir a obs-cucharnos y disponernos para el “entrenamiento”, ya que este tipo de aprendizaje es experiencial y de practicar y practicar como en el futbol, por lo tanto se requiere no sólo de nuestra atención e inteligencia cognitiva, mental, sino que también de nuestro cuerpo en acción, de cierta corporalidad a desarrollar y de trabajar con nuestras emociones de desarrollar cierta capacidad o fortaleza emocional como base para desarrollar la habilidad final que nos interesa. (En todo tipo de aprendizaje, no sólo de habilidades, se requiere de las inteligencias cognitiva, emocional y corporal)

Así, con un Coach que recreará un espacio de experimentación y entrenamiento, que le asegure entrenar sin riesgos de accidentes, ya tenemos el cuadro completo: coach, cancha de entrenamiento y juego, y deportistas en cuerpo, alma y mente. Entonces ¿nos atrevemos a entrenarnos en ser más creativos?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres